LOADING

El movimiento en cachorros y perros jóvenes: ¿Cuán sano es y qué está bien?

Cuando un cachorro se muda a casa es un momento emocionante. Queremos mostrarle el mundo y vivirlo todo juntos. Las ganas de explorar del cachorro o del perro joven son también casi inagotables. Aun así, en este punto debemos aplicar también un poco de sentido común. No es sano para un cachorro pasear durante horas en recorridos largos.

Esto desborda al perro, y ni sus huesos ni sus articulaciones están preparados todavía para esa carga. Las consecuencias pueden ser problemas de articulaciones.

 

En los perros, el desarrollo de los huesos tiene lugar desde dentro hacia fuera. Esto significa que los huesos ya están establecidos desde el nacimiento, pero no están formados del todo. Solo tras completar el crecimiento se cierra totalmente el cartílago de crecimiento.

¿Cuánto debe moverse mi cachorro?

No se puede hacer una afirmación general al respecto, puesto que depende de la edad y la raza del perro. Un perro pequeño como un Teckel alcanza la madurez antes que un perro grande como un Boyero de Berna. El cartílago de crecimiento se cierra p. ej. en un perro pequeño a los 10-12 meses, en razas más grandes no antes de aprox. 16-18 meses. En perros medianos, esto se produce a los aprox. 12-14 meses.

En principio debe observarse con atención a cada perro individualmente, ya que se desarrollan muy rápido y de forma distinta. Hasta que el cartílago de crecimiento no esté completamente cerrado, no debe perderse de vista la intensidad del movimiento en cada caso y adaptarla.

El esfuerzo del cachorro: ¿Qué pasa con la regla de los 5 minutos?

Circula una «regla» por internet que afirma que los cachorros solo pueden correr 5 minutos por mes de vida.

No lo veo muy recomendable, puesto que esto significaría que un cachorro de 3 meses solo puede moverse 15 minutos al día. Opino que eso afectaría al desarrollo natural del perro, tanto corporal como espiritualmente. Y es que, además del movimiento limitado, a esto se le añade la inquietud y un comportamiento desequilibrado.

Así, incrementar el movimiento en minutos no tiene mucho sentido. El motivo: ¡Los huesos y las articulaciones necesitan esfuerzo y movimiento para desarrollarse de forma sana!

Si el movimiento se reduce drásticamente y el aparato locomotor no se esfuerza lo suficiente, la formación de las estructuras articulares será débil. Esto favorece la aparición de enfermedades de las articulaciones como la artrosis.

Así, una cantidad sana de movimiento da a los huesos y a las articulaciones la posibilidad de ajustarse al esfuerzo. Las estructuras articulares se fortalecen y se promueve el ajuste a las fuerzas de tracción y compresión que se producen.

Por eso, un movimiento suficiente promueve el desarrollo sano del aparato locomotor. Al mismo tiempo, mediante un movimiento sano, también se promueve la sensación corporal, la coordinación y el equilibrio del cachorro desde pequeño.

¿Qué pasa al sobrecargar a un cachorro o a un perro joven?

En los perros jóvenes, los tendones y los músculos todavía están débilmente formados y los huesos todavía no han «madurado» del todo. Precisamente son esos huesos «inmaduros» los que soportan en esta fase la carga principal del cuerpo. Con un esfuerzo incorrecto, el esqueleto puede deformarse y provocar daños articulares permanentes. Por lo tanto, el que se rinda a las inagotables ganas de movimiento de su perro joven y a sus propias ganas de un largo paseo, se arriesga a que el animal sufra daños articulares de por vida, como por ejemplo artrosis.

El saludable término medio

En mi opinión, es importante no regular el movimiento del cachorro y del perro joven en minutos, sino encontrar un término medio saludable. Aquí sobre todo no se trata únicamente del movimiento durante el paseo, sino también de una combinación sensata de paseo y otras formas de movimiento activo. Entre estas cuentan el juego con personas y otros perros, pero también el entrenamiento específico del movimiento de forma lúdica mediante ejercicios activos sencillos, que promueven la sensación corporal, el equilibrio y la coordinación.

Y lo que es muy importante: ¡El perro debe tener siempre las suficientes fases de descanso! En ellas, el perro puede dormir, descansar y procesar las experiencias y lo aprendido. Un perro no debe estar envuelto en algodones, pero el sentido común debería decirnos claramente que no es sano que un perro de 4 meses de edad pasee 1 hora entera seguida.

Ejercicios para promover la sensación corporal, el equilibrio y la coordinación

Como ya hemos mencionado, los ejercicios de movimiento específicos son útiles para cachorros y perros jóvenes para fortalecer su aparato locomotor y promover el movimiento sano. Al mismo tiempo, es una gran oportunidad para entretener al perro joven de forma práctica y también para reforzar la unión con el perro. Aquí dejo algunas propuestas:

Correr por superficies irregulares diferentes

Con esto se refuerza específicamente la propiocepción, es decir, la percepción del propio cuerpo en el espacio. Pero también se entrenan la coordinación y el equilibrio, para ello no se necesita ningún equipo especial. Por ejemplo, pueden utilizarse diferentes superficies que se den durante el paseo, como la arena, un campo con hierba, un suelo de bosque lleno de raíces, etc. por el que conducir al perro joven.

También puede utilizarse una colchoneta inflable con poco aire para que el perro joven corra por encima y se balancee. Pero también las piedras o un papel de burbuja sobre el que camine el perro son perfectos para reforzar la sensación del propio cuerpo.

Más ideas de ejercicios de movimiento para cachorros

Otra buena opción son las ramas para subirse, los tocones para rodearlos o las colinas de arena para escalarlas. Una piscina de bolas en el jardín también es diversión asegurada.

No hay ningún límite para la propia imaginación. Sin embargo, siempre debe prestarse atención a la seguridad del perro. Proporcione al perro el liderazgo suficiente y asegúrelo con el arnés y la correa.

Deje que el animal empiece despacio e introduzca paso a paso al perro joven a los nuevos ejercicios. Al principio, 1-2 ejercicios son más que suficientes. Poco a poco se pueden ir incorporando nuevos ejercicios.

Las sesiones de ejercicio deben ser cortas puesto que requieren una gran concentración, aunque parezcan un juego. Empiece con aprox. 30 segundos y aumente las sesiones poco a poco.

Deben evitarse estos movimientos en el cachorro y el perro joven

Hay movimientos que más bien dañan las articulaciones de un cachorro y un perro joven. Por ello se debe intentar evitarlos:

Deben evitarse estos movimientos en el cachorro:

  • Juegos de pelota y arrastrar, así como juegos con palos
  • Juegos de correr y atrapar
  • Saltar obstáculos (aunque sean pequeños)

Estos movimientos implican un impulso mayor de las patas traseras y, a la vez, una frenada con las patas delanteras. Esto supone una carga considerable de las patas delanteras.

Atrapar frisbees o pelotas al vuelo también es tabú. Al observar esos movimientos se aprecia que aquí se genera una enorme carga corporal. Además de la carga ya intensiva por el frenado y el aterrizaje, se le añade la torsión del cuerpo en el aire.  Esto produce una enorme fuerza transversal ejercida sobre las articulaciones. Los estudios muestran que, en los movimientos de este tipo, dependiendo de la velocidad, el caminar del perro y el peso corporal, se ejerce una fuerza de entre un 700-1000% del peso corporal del perro sobre sus articulaciones.

Tenga también en cuenta estos puntos importantes en el movimiento del cachorro y del perro joven:

  • ¡Ir en bicicleta y correr está permitido como pronto a los 12 meses de edad! Es muy habitual ver a perros jóvenes corriendo a lado de la bicicleta. Esto no es sano. No dude en acostumbrar al perro a la bicicleta en sí y deje que le acompañe cuando empuje la bicicleta. ¡Pero correr activamente al lado de la bicicleta no es sano hasta el final del crecimiento!
  • Tras un paseo largo, el cachorro no debería jugar con otros perros. El peligro de lesiones aumenta considerablemente con el cansancio. Aquí debe aplicarse el sentido común.
  • Un juego muy salvaje tampoco es bueno. Cierto, el perro debe jugar y vivir nuevas experiencias, no obstante, si es demasiado salvaje y tosco, es su responsabilidad interrumpir el juego. Si no, las consecuencias son contusiones severas y lesiones articulares.

¿Puede mi cachorro o mi perro joven subir escaleras?

Esto es un tema desagradable y muy debatido. En principio, puede. ¡Pero de modo controlado y en un grado saludable! Así, el cachorro o el perro joven puede ir por las escaleras de forma controlada atado de la correa. Esto también contribuye a que se acostumbre a los movimientos y los realice de forma segura. No tiene mucho sentido empezar a acostumbrar a un perro con 9 meses a subir escaleras. Afrontará esos movimientos de forma considerablemente más insegura que si ya los hubiera practicado de cachorro en un grado saludable. No obstante, si debe subir a diario muchos peldaños varias veces al día, es mejor que coja al animal.

Cuando un cachorro o un perro joven muestra síntomas sospechosos

Si el cachorro o el perro joven se mueve de repente con las piernas rígidas, evita el movimiento normal o incluso cojea, debe tomárselo muy en serio. En ese caso le recomiendo dirigirse inmediatamente al veterinario para que realice pruebas adicionales.

Resumen: el movimiento en el cachorro y el perro joven

En principio, debe aplicarse el sentido común al regular el movimiento del perro joven. Ni demasiado, ni poco movimiento es beneficioso para su salud. No envuelva a su perro en algodones, pero tampoco le exija demasiado. ¡Así podrá pasar el mayor tiempo posible junto a su compañero de cuatro patas!

 

Etiquetas: , ,