LOADING

Glóbulos, pequeños ayudantes en el botiquín canino

El perro padece diarrea, cistitis o cojea después de corretear con su mejor amigo: ante pequeños problemas de salud no siempre es necesario hacer saltar las alarmas de inmediato. A menudo las ligeras molestias se pueden aliviar de un modo rápido y sencillo con remedios homeopáticos para mascotas.

Aquí encontrarás la descripción de los glóbulos para el botiquín canino. No utilices gotas, ya que contienen alcohol que, en muchos perros, bloquea las defensas. Elige como potencias D6 o D12. Si fuera necesario, adminístrale a tu mascota entre cinco y diez glóbulos en el belfo. No le des pienso ni premios: la mejor forma de ingerir remedios homeopáticos es a través de la mucosa oral. En casos agudos puedes repetir la dosis cada una o dos horas. En algunos casos puede producirse una respuesta inicial (“empeoramiento inicial”) en la que se evidencien algunos síntomas, pero en general el paciente no debe sentirse peor. Conforme mejora su estado, deberán ir aumentándose los intervalos. Si el perro se encuentra sano y no presenta síntomas, no necesitará más glóbulos.

A tener en cuenta: consulta de inmediato a un veterinario profesional o a un especialista en homeopatía animal en caso de darse algo de la siguiente lista:

  • Las molestias son intensas.
  • La temperatura corporal supera los 39,5 grados (medición rectal).
  • El bienestar general del perro es malo, se muestra apático.
  • Los síntomas en el perro no mejoran en un plazo de 24 horas a pesar de la homeopatía.
  • Las enfermedades crónicas no deben automedicarse con remedios homeopáticos, sino que en tales casos, un experto en homeopatía animal debe indicar el remedio adecuado.
  • Si no estás seguro, te recomendamos llamar al veterinario y acordar con él los siguientes pasos a dar.

 

Glóbulos para el botiquín canino

Acónito (Aconitum napellus): uno de los mejores remedios homeopáticos. Es característico en casos en los que las molestias aparecen de repente y son muy intensas. Quizás el animal sufrió previamente una conmoción a consecuencia de un susto o un accidente, aunque el acónito también está indicado como remedio primario en caso de enfermedades infecciosas. Los síntomas son: fiebre alta, miedo e intranquilidad, color cambiante de la mucosa oral; a veces roja, a veces pálida, sombreada. El paciente debería estabilizarse rápidamente tras la administración del acónito. Es sensato administrarlo a modo de primeros auxilios en caso de síntomas graves repentinos hasta poder acudir al veterinario.

Apis mellifica (abeja de la miel): la picadura de la abeja provoca los síntomas que el apis puede prevenir, como son quemazón, hinchazón, rojez, dolor. El apis está convenientemente recomendado en caso de picaduras de insectos e inflamaciones agudas con hinchazones rojizas en la piel y en las mucosas, p. ej. irritación de garganta o conjuntivitis con párpados inflamados. El apis también puede aliviar las correspondientes reacciones alérgicas con hinchazones edematosas. Importante: si la mucosa oral se infla ligeramente tras la picadura de una avispa se corre riesgo de asfixia, ¡solicita de inmediato ayuda profesional!

Arnica montana: los glóbulos de árnica son el principal remedio homeopático de primeros auxilios y el más conocido en caso de heridas. Puede reducir las hinchazones y hematomas después de sufrir contusiones, esguinces, compresiones y otros accidentes, favoreciendo notablemente la recuperación. La árnica también puede ayudar si el perro se encuentra agotado después de realizar esfuerzos excesivos, aunque sus características homeopáticas dejan sensación de agotamiento.

Arsenicum album (arsénico blanco): los típicos ámbitos de aplicación del arsénico son en caso de problemas digestivos tras ingerir pienso en mal estado o comer nieve. Los síntomas pueden ser vómitos y diarrea muy maloliente y oscura, estados de miedo o pánico, o inquietud nocturna a pesar del agotamiento. El paciente bebe a menudo pequeñas cantidades y busca el calor.

Cantharis (mosca española): se utiliza como remedio de primeros auxilios en caso de cistitis. Cantharis proporciona alivio en unas horas si el animal quiere orinar con frecuencia y solo vierte unas gotas, padece además dolores notables (seguramente porque arde) y se muestra nervioso e irritado y apenas se deja tocar. Si a pesar del deseo de orinar el perro no orina, ¡debes acudir de inmediato al veterinario!

Euphrasia (ojo brillante): puede aliviar rápidamente las molestias leves en los ojos, como una conjuntivitis. Los glóbulos se liberan naturalmente a nivel interno, pudiendo complementarse con colirio homeopático con los mismos ingredientes. Si no estás seguro de si hay una lesión ocular, es preferible que consultes a un veterinario.

Hypericum (hierbas de San Juan): el hypericum se administra en caso de lesiones nerviosas. Después de operaciones, contusiones, mordiscos o extracciones dentales es razonable complementarlo con árnica. Puede paliar el dolor y favorecer la recuperación nerviosa.

Nux vomica (nuez vómica): la administración de glóbulos de nux vomica es ideal contra el estreñimiento después de un atracón. Este remedio homeopático también puede aliviar al perro en caso de intolerancia a medicamentos, así como favorecer la desintoxicación del hígado. Nux vomica también se utiliza en caso de fuertes molestias de espalda repentinas, especialmente si el paciente no se deja tocar.

Phosphorus (fósforo): una tos seca que vuelve a aparecer exige fósforo. Los vómitos también se pueden cortar con este medicamento. Es típico que el perro regurgite el agua y el pienso de inmediato al calentarse en el estómago, lo llamativo es el agotamiento del animal.

Podophyllum (podofilo): la diarrea aguda y acuosa puede frenarse con Podophyllum. Las heces salen disparadas del ano, son amarillentas y están recubiertas de mucosidad o sangre.

Rhus toxicodendron (roble venoso atlántico): es el primer remedio a administrar en caso de problemas en el aparato locomotor, artritis aguda o crónica, después de una sobrecarga o en caso de agujetas. Lo típico es que los dolores se mitiguen tras la llegada. Las molestias aumentan al calmarse, por lo que los pacientes suelen tumbarse. En caso de artrosis crónica se observa un empeoramiento de los síntomas debido al clima húmedo y frío.

 

Además de los glóbulos homeopáticos, también recomiendo como remedio importante para los botiquines caninos de primeros auxilios:

Rescue Remedy Globuli: el remedio de emergencia para la terapia con flores de Bach. Aunque son conocidas más bien como gotas de emergencia, en el caso de los perros son mejores los glóbulos de sabor insignificante. Rescue Remedy está indicado en situaciones de estrés de cualquier tipo. Puede calmar al perro después de sufrir sustos o conmociones, en caso de pena, estrés por pruebas o para gestionar mejor situaciones nuevas.

Etiquetas: ,