LOADING

Señales de apaciguamiento: comunicarse correctamente con el perro

Las señales de apaciguamiento, o también llamadas señales de calma, son «fórmulas de cortesía» fijadas genéticamente que ayudan al perro en la comunicación con sus congéneres y las personas a entenderse en situaciones incómodas para ceder frente al otro y evitar así un posible conflicto. Además, le sirven al perro para tranquilizarse él mismo.

¿Qué señales de apaciguamiento hay?

Todas las señales de apaciguamiento que muestra un perro tienen un doble significado. Por ello, debe observarlas e interpretarlas en el contexto global de la situación. Así, un bostezo puede significar simplemente que el perro está cansado. Sin embargo, los bostezos a veces señalizan también una exigencia excesiva. Además de los bostezos, otras señales de apaciguamiento son también girar la cabeza o todo el cuerpo, levantar una pata, acercarse describiendo un arco, parpadear, relamerse y/o lamerse la nariz o el hocico, olisquear el suelo sin motivo aparente, quedarse de piedra o inclinar la parte frontal del cuerpo.

A continuación, nos adentraremos en las cinco señales de apaciguamiento que suelen mostrarse con más frecuencia.

Bostezar

Los peros bostezan cuando están cansados. Sin embargo, también muestran este comportamiento en situaciones de estrés o cuando se sienten abrumados. También bostezan para relajarse en situaciones de estrés. Es posible que haya visto a menudo bostezar a su perro en el enterramiento, en el parque para perros o al practicar trucos como señal de excesiva presión del dueño o de sobreesfuerzo. Con ello, su perro quiere decirle: «¿Podemos parar o bajar el ritmo? Esto ahora ya es un poco demasiado para mí.»

Apartar el cuerpo o la mirada

Lo que también puede reconocer si observa con atención es que la mirada o el cuerpo entero se aparta. Cuando el perro se siente incómodo o también cuando no le interesa un perro que se acerca, aparta la mirada (más bien por inseguridad o incomodidad), o también el cuerpo entero (más bien por desinterés). Los perros que se sienten molestos apartan el cuerpo para comunicarle al otro amablemente: «Ahora no me apetece ninguna interacción contigo». También los perros cuyos amos se inclinan sobre ellos mientras estiran del arnés apartan la mirada, la cabeza o el cuerpo. Este comportamiento suele verse igualmente al acariciar al perro sobre la cabeza.

Levantar la pata

Los perros suelen levantar la pata cuando se acerca el encuentro con otro perro. A menudo, los perros levantan la pata mientras se olisquean la parte trasera durante el saludo. Esta es una señal típica que suele aparecer en combinación con otras señales de apaciguamiento. Levantar la pata se muestra también a menudo cuando el perro se siente ligeramente acosado o arrinconado, igual que cuando se le estira del arnés. Lo reconocerá en unas patas traseras dobladas y en una postura corporal desplazada hacia atrás.

Evitar el contacto visual

Mirarse profundamente a los ojos es un concepto humano, mientras que, en los perros, una mirada fija se interpreta como penetrante, exigente y provocadora, lo que significaría totalmente lo contrario a apaciguar. Por eso, es educado apartar la vista y evitar el contacto visual. Cuando los perros se encuentran y se acercan educadamente, miran en direcciones opuestas o solo de pasada. Por cierto, un parpadeo constante representa inseguridad.

Relamerse

Relamerse o lamerse el hocico también se ve a menudo como una señal de apaciguamiento. Relamerse tiene un doble significado, ya que los perros también se lamen la nariz o el hocico después de comer, naturalmente. A menudo, nuestros perros utilizan el relamerse como señal de apaciguamiento, especialmente cuando alguien trata a su perro con demasiada brusquedad, por ejemplo, cuando se alza la voz demasiado al hablar con el animal. También en caso de sobreesfuerzo se muestra esta señal de apaciguamiento y, generalmente, cuando se trabaja con demasiada presión. Los dueños no siempre detectan esta señal inmediatamente, ya que se muestra muy deprisa y dura poco tiempo. Con esto, el perro intenta además crear algo más de distancia. Así aprenden los perros entre ellos a conocer y mantener su distancia individual.

Señales de apaciguamiento para una mejor comunicación en su equipo de humano y perro

Para su vínculo entre humano y perro es muy ventajoso entender las señales de apaciguamiento de su mascota, puesto que con ellas intenta hacerse entender. Cuando le castigamos o no nos ocupamos de él, no percibimos sus necesidades. Si aprende a entender a su perro, a comunicarse claramente con él y a percibir sus señales de apaciguamiento, el animal se sentirá comprendido y seguro. Y esto es lo más importante y eficaz que puede hacer por su perro y también lo más bonito, ya que así tanto usted como su mascota se sienten mutuamente comprendidos y pueden comunicarse claramente.

Nuestro consejo: grábese mientras entrena con su perro

Para entender mejor a su perro, puede grabarse a usted y a su mascota mientras entrenan y mirar el vídeo retrospectivamente. ¿Cuándo se ha apaciguado su perro? ¿Ha levantado la pata o se ha relamido la nariz? ¿Ha apartado en algún momento la mirada? En caso afirmativo, la dosis de aprendizaje tal vez fuera demasiado o la presión para él demasiado grande. Incluso cuando no es en absoluto nuestra intención y no queríamos ejercer tanta presión, a nuestro perro puede parecerle así. Por eso, vale mucho la pena observar aquí atentamente para que su perro se sienta seguro con usted como su dueño, su persona de referencia, y sepa que puede confiar en usted. Esto a su vez conduce a una mayor confianza durante los paseos y también a menos conflictos con otros equipos de humano y perro.

Señales de apaciguamiento y diferencias entre razas

En general se aplica: puesto que las señales de apaciguamiento están ancladas genéticamente, todos los perros pueden mostrarlas. Sin embargo, deben considerarse individualmente: algunos perros muestran una señal de apaciguamiento más frecuentemente; otros, una señal distinta, dependiendo de con cuál se sienten más comprendidos y cuál conduce al éxito deseado. Las razas de pelo largo, en las que este impide que, por ejemplo, el parpadeo se vea bien, se decantan normalmente por señales basadas en la postura corporal en vez de en la mímica y la gesticulación. Los perros con la cola amputada no pueden utilizarla de forma fiable para la comunicación. Y el carlino, con su cara arrugada, tiene una mímica muy limitada, por lo que tenderá a utilizar su cuerpo para la comunicación y el apaciguamiento, por ejemplo, levantando la pata. En perros con una mímica y gesticulación limitadas vale más la pena prestar atención al lenguaje corporal.

Etiquetas: ,