LOADING

¡Tenga en cuenta estas 10 cosas al salir en bicicleta con su perro!

Cuando hace buen tiempo, la naturaleza nos llama a salir con nuestro perro, y hacer ciclismo con ellos es también una actividad popular.

Sin embargo, deben tenerse en cuenta algunos puntos al hacer ciclismo con perros. Los hemos resumido todos para usted en este artículo.

 

El efecto saludable y positivo en un ciclismo con perros responsable

Correr al lado de la bicicleta entrena la musculatura del perro, pero también su condición. Además, pone en marcha el sistema cardiovascular del animal.

 

¡Evite en estos casos que su perro le acompañe en bicicleta!

De todas formas, existen situaciones y enfermedades en las que no es sano que su perro le acompañe en bicicleta.

Este es el caso si su perro sufre de sobrepeso excesivo, si está en edad de crecimiento (menos de 12-18 meses) o si ya es muy viejo. Pero su perro tampoco debe acompañarle si padece dolores. Si sufre de una enfermedad articular, debe consultar exactamente el caso concreto con su veterinario. Además, cuando la salud de su perro se vea afectada en forma de una infección, fiebre, gripe, diarrea, etc., las salidas en bicicleta, así como cualquier otro esfuerzo físico, también son tabú.

 

Asimismo, le recomiendo que renuncie al ciclismo con perros muy grandes y voluminosos. Lo mismo se aplica en mi opinión a perros muy pequeños, especialmente con patas cortas y curvadas y con lomos largos, por ejemplo, un teckel. Su complexión simplemente no está hecha para el ciclismo.

 

¿Se requiere un equipamiento especial?

Para algún que otro dueño puede parecer «ridículo», pero es muy importante que el perro pueda moverse bien mientras corre al lado de la bicicleta. Por ello, le recomiendo que lleve a su perro en un arnés que se asiente lo mejor posible y que no corte. Solo así son posibles movimientos con toda su amplitud sin que el arnés resulte un impedimento. Cuando su perro corre atado a la correa, un collar es poco adecuado: el arnés es la mejor opción.

 

¡Por favor, nunca estire de su perro yendo en bicicleta! Asegúrese de que el animal corre tranquilamente a su lado y que no va de aquí para allá con una correa larga. Esto esconde un riesgo muy alto de accidentes tanto para el perro como para el dueño, así como para otros peatones o ciclistas.

 

La preparación

Con un estómago lleno, cualquier esfuerzo físico es doblemente costoso y puede convertirse incluso en un riesgo para la salud. Los perros pueden padecer rápidamente un corte de digestión. Entonces, el sistema cardiovascular también sufre y puede colapsar. Por ello, es mejor que no alimente al perro justo antes de salir con la bicicleta. Dele también la oportunidad de aliviarse antes de empezar.

 

¡No olvidemos calentar!

Un calentamiento breve de músculos y articulaciones reduce considerablemente el riesgo de lesiones y prepara el cuerpo para la actividad deportiva inminente. Así puede manejar mejor los movimientos repentinos y abruptos, los músculos y las articulaciones se vuelven más flexibles y el sistema cardiovascular también puede encender motores correspondientemente.

Para ello se prestan ejercicios cotidianos sencillos como levantarse y sentarse, levantarse y tumbarse, dar la pata, girar en círculos, algunos giros y trotes cortos.

El terreno óptimo para correr

En general no se pueden evitar totalmente, pero el asfalto y la gravilla son poco adecuados para salir en bicicleta, puesto que las articulaciones se cargan de forma desigual. Evítelo especialmente si su mascota padece problemas de articulaciones. Para los paseos conjuntos en bicicleta son mejores los caminos por bosques y campo. Aquí, los movimientos de su perro se amortiguan muy bien.

La dosis correcta: ¿cuánto tiempo debe correr un perro junto a la bicicleta?

Naturalmente, aquí no pueden darse cantidades fijas. No obstante, le recomiendo, especialmente cuando empiece a salir en bicicleta con su perro o tras la pausa larga del invierno, empezar con salidas cortas.

Estas le darán al cuerpo del perro la oportunidad de desarrollar una complexión cuidadosamente. Luego, incremente el tiempo poco a poco. Estructure el entrenamiento despacio y adecuadamente. En el caso ideal, empiece unos pocos minutos al trote y luego cambie a pasos. Luego, vuelva a pasar al trote. Así le da a su perro la oportunidad de desarrollar una complexión de forma lenta y saludable y evitar las agujetas y el sobreesfuerzo.

El trote es la forma de andar óptima para ir en bicicleta. Es la que más cuida las articulaciones y también la que más energía ahorra a su perro. Debe adaptar siempre el ritmo al tamaño de su mascota. No se recomiendan recorridos largos al galope, puesto que no son buenos para las articulaciones de su mascota. Cuando se dé cuenta de que su perro se vuelve más lento y que cambia el paso o que jadea fuerte, concédale inmediatamente una pausa y/o finalice el entrenamiento.

Observe a su perro con atención

¿Sus movimientos y su actividad tras el paseo en bicicleta son habituales? ¿Se mueve con pesadez o está extrañamente tranquilo? Entonces, es posible que le haya exigido demasiado. Los perros también pueden sufrir agujetas dolorosas si corren demasiado rápido o durante demasiado tiempo. Por favor, en ese caso, ajuste las dosis de entrenamiento.

Las pausas son importantes

Aunque tanto a usted como a su perro les divierta, deben salir en bicicleta como máximo cada dos días como actividad conjunta. Por un lado, el cuerpo necesita la posibilidad de regenerarse, y por otro, está demostrado que la musculatura solo crece en las pausas entre entrenamientos.

¡Prohibido salir con el calor!

Seguro que a usted mismo le suena: a temperaturas muy altas, el rendimiento es muy limitado. Uno se cansa muy deprisa, se queda sin aliento y suda a chorros. ¡A nuestros perros les pasa lo mismo! Salir en bicicleta con temperaturas altas es extremadamente agotador para su perro y su sistema cardiovascular. Su perro no se enfría por la corriente de aire. A esto se le añade que a nivel de suelo hace aún más calor que en el sillín.

Además, las patas de su perro corren peligro. El asfalto se calienta muchísimo, lo que de seguida se vuelve doloroso para las pezuñas del animal. Así que, por favor, en los meses de verano, salga en bicicleta solo por la mañana temprano o bien entrada la tarde. Si no, expone a su perro a un verdadero riesgo de salud.

Enfriamiento y refrigerios en el camino

Lo ha vivido: cuando practica deporte, acaba sediento y debe beber algo inmediatamente entremedias. Conceda también pausas a su perro durante el paseo y dele la posibilidad de beber. En sus excursiones conjuntas, lleve siempre agua para usted y también para su perro. También un baño en un lago o un riachuelo puede ser un enfriamiento bienvenido si su perro ya se ha enfriado un poco antes.

Resumen: ciclismo con perros

¡Salir en bicicleta con su perro puede ser una actividad conjunta maravillosa para su mascota y divertirles mucho a los dos! ¡Busque siempre el equilibrio justo y que la diversión en la actividad sea el centro de todo!

 

¡Ahora solo me queda desearles mucha diversión en sus paseos en bicicleta!

Etiquetas: , ,